pets

 

Soy un extraño amante de los felinos, extraño porque no tengo en casa ningún felino, los amo tanto que no deseo hacerlos sufrir cuando salgo de viaje, ya sea dejándolos solos en casa, encargándolo a algún extraño amante de felinos o peor aún, llevándolo a un “hotel para gatos”.

En fin, un día seré un auténtico buen amante de los felinos.

Mi fascinación por los gatos no es gratuita, en casa de mi abuela, donde crecÍ hasta mi adolescencia, siempre ha habido gatos  y conviví con ellos lo suficiente para conocer el valor e importancia de una mascota.

En medios sociales como son editoriales, películas, etc., se ha vuelto a despertar la inquietud atractiva y repulsiva por la posibilidad de convivir con robots que emulen humanos o animales domésticos, provocado, me imagino, por los evidentes avances en áreas como la programación, la inteligencia artificial y la robótica en si misma.

Es impresionante ver videos como los que hacen evidente alguno de los experiementos de DARPA, Defense Advance Research Projects Agency del gobierno de los Estados Unidos (www.darpa.mil), observar como se puede reproducir aun las mas complejas habilidades motoras en robots.

Pensar que un robot sea en todo más eficiente que un humano genera inquietud, pensar que habría además de que tengan algún tipo de sentimiento, genera rechazo.

Uno de los primeros para una creación de relaciones afectivas ya fue dado en 1998 con AIBO, la primera mascota-perro-robot, desarrollada por Sony y descontinuada en 2006.

Recientemente un video circula por la web (http://www.nytimes.com/video/technology/100000003746796/the-family-dog.html) y cuenta varias historias cruzadas que tienen que ver con AIBO en 2015: una empresa formada por ex empleados de Sony que reparan AIBOS, la afectiva relación de una pareja japonesa mayor con un AIBO y una ceremonia luctuosa para mascotas artificiales, cada historia tiene su propia lectura; técnicos reanimando a robots descompuestos,  una pareja de edad mayor llenando su vida de emociones con un robot, una sociedad que le da vida espiritual al robot cuyo afecto llenó huecos en la existencia de algunas personas.

¡Vaya!, realmente no se qué es lo que más me emociona, este extraño presente o comenzar a imaginarme los futuros productos y servicios que nos espera desarrollar, usar y contemplar.

Las tecnologías y sus implementaciones en la vida diaria van a una velocidad impresionante, si no somos unos early-adopters creo que si tenemos la obligación de ser unos early-observers y si podemos unos early-believers.

Estemos atentos, observemos, analicemos y entendamos lo que viene o ya está aquí.

Estamos viviendo fuertes cambios de paradigmas, no seamos un obstáculo, seamos agentes del cambio, agentes facilitadores ó agentes provocadores, ¿tú cuál tipo de agente eres?

REFERENCIAS EN WEB:

https://www.jibo.com/

https://www.youtube.com/watch?v=uNV0EYKbFHQ

http://www.nytimes.com/video/technology/100000003746796/the-family-dog.html

CRÉDITOS DE IMAGENES:

Imagen tomada del video http://www.nytimes.com/video/technology/100000003746796/the-family-dog.html

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.