Captura de pantalla 2015-07-19 a las 18.51.25

Crear cultura organizacional es alinear creencias y comportamientos en grupos de personas hacia un fin común, si bien no todas a un 100% evangelizadas, sí con la actitud suficientemente clara para lograr los objetivos de la empresa.

Lograr alinear ideas y pasiones humanas es una labor titánica en la que no todos los encargados de ejecutarla salen vencedores. Atrapar la atención, lograr sostener  interés, motivar acciones, provocar cambios en actitudes,  puede implicar  procesos de años.

¿Cómo hacer compatible este complejo proceso con la velocidad que nos pide un proceso de innovación?¿Cómo convencer a nuestra gente de la importancia de “pensar diferente”?

Las palabras mágicas son: liderazgo, visión, ambición y algo de “What if…”

Jesse Kriss, miembro del NASA/Jet Propulsion Laboratory, en un emotivo ensayo llamado (Science) Fiction & Design (https://medium.com/hackerpreneur-magazine/science-fiction-and-design-866178c1739e),  describe uno de sus proyectos llamado ONSIGHT y al mismo tiempo cómo se ha llegado a proyectos increíbles  considerados como irrealizables, proyectos que opinión de muchos serían unas utopías.

Un proyecto de innovación exige hacer el esfuerzo de retar utopías, “What if…”

El líder en proyectos de innovación debe ser un ambicioso buscador de cambios de actitud que generen resultados radicalmente nuevos.

“What if…”,  no se trata de soñar, se trata de usar  información conocida y crear nueva información de manera creativa con la mente muy abierta.

La información parte esta en nuestro poder y parte esta a nuestro alrededor, ésta última es la que no conocemos y es la nos hace falta para ver cosas nuevas, “What if…” nos pide ver cosas nuevas.

Coincidiendo con las recomendaciones de Rohit Bhargava, en su libro “Non Obvious”, para ser un “curador de tendencias”, tomo las siguientes acciones que considero básicas para dar un primer paso en un proceso de “What if..”:

Curiosidad

Es el motor que empuja la búsqueda de lo que no sabemos, de lo que ni siquiera nos imaginamos. La curiosidad nos hace levantarnos de nuestros cómodos asientos para convertirse en nuestro radar de búsqueda.

 Observación

Estar atentos al detalle de las cosas, lo que sucede incluso detrás de lo que sucede. La observación nos permite disectar lo que vemos.

 Ser un cazador

Buscar, elegir, anotar o tomar una foto, quizás hasta un video. No dejemos ninguna observación sin apoderarnos de una evidencia que podamos revisar posteriormente y almacenarla para usarla en el momento adecuado.

 No discriminar

Mientras cazamos no debemos detenernos ante los hallazgos, no es momento de calificar, es momento de capturar. Todo es útil.

 Reflexionar

Entender y analizar lo visto, lo evidente y lo que le da razón. Tratar de buscar la causa de la causa.

 Apertura

“What if…”, no admite puntos de vista personales, pide conocer todo lo es y lo que puede ser aunque no sea de nuestra preferencia ni agrado.

 Ser elegantes

Cuando tengamos algo relevante que comunicar a nuestros equipos de trabajo, debe ser escrito de tal forma que nuestras palabras sean el motor que empuje de su curiosidad, pues esas palabras provocarán reflexiones, opiniones, aportaciones.

Esas “mágicas” palabras deberán estar escritas inteligentemente, el tono de voz será una importante herramienta.

Los líderes de innovación deben ser constructores de utopías, y todo comienza contando la primera historia, “What if…”, provoca que su equipo desee resolver lo imposible.

REFERENCIAS EN WEB:

https://medium.com/hackerpreneur-magazine/science-fiction-and-design-866178c1739e

CRÉDITOS DE IMAGEN:

Imagen de la película “Le Voyage dans la Lune” de Geroges Méliès (1902).

 

 

 

 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.